13 jun. 2011

Ya está, ya basta de recordar.

Me despierto y vuelvo a dormir. Es lo que pasa cuando no quieres tener tiempo para pensar ni decir nada, como si abrieras la boca y se te escapase el alma en un suspiro.

Soy un caso perdido, tan perdido que ni me encuentro ni me encontraré, tanto que ni aunque me vieses te pararías a reconocerme y a pensar que soy alguien, sí, tal y como tú, con sentimientos. Yo también los tengo, no se te olvide, y me duelen bastantes cosas, tantas que no tendría vidas suficientes para contarlas.

Y me vuelvo a despertar, intentando no recordarme que ya no estás aquí, que ya nada será como antes... y es que todo fue un sueño. No serás la chica de mis sueños, pero eres la de mi vida, ya que me has mantenido despierto, por eso, ahora recupero las horas para dormir que me quitaste... y no veas como se siente uno de descansado, amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario