23 jun. 2011

¿Por qué tan solo? No tanto, amigo.

"¿Quién eres?" Eso me pregunto cada día, al despertar. Creo que me conozco mejor desde que soy otro, pero todavía no me entiendo. Quizás hago demasiadas cosas sin pensar, o quizás pase de todo y no me quiera dar cuenta de que hay palabras que dichas de un modo u otro van a causar daño.

Yo jamás quise eso, ni lo querré, no quiero causar daño a nadie, no quiero que nadie sufra por mi culpa. Aunque, ¿quién soy yo para que alguien sufra por mí?


Llegó el final de la maldita etapa, y los caminos se bifurcan, puede que ya apenas vea a varias personas muy importantes para mí. ¿Qué puedo hacer? Nada, solo desearles lo mejor, que tengan mucho éxito, y que si quieren volver pues aquí estoy.

Porque hay momentos en la vida en los que pensé que era el mejor, pero hoy ya solo me permito pensar que soy el mejor cuando VOSOTROS me lo decís. Os quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario