26 mar. 2012

Agorazein


“… te invito a reflexionar sobre un verbo existente en la lengua griega que, no teniendo equivalente en ninguna otra, es de hecho intraducible, a menos que se recurra a oraciones complejas. Este verbo es “agorazein”, y quiere decir “ir a la plaza para ver qué se dice” y por lo tanto, hablar, comprar, vender y verse con los amigos; pero también significa salir de casa sin una idea precisa, holgazanear al sol a la espera de que llegue la hora de la comida… rezagarse hasta formar parte integrante de un magma humano hecho de gestos, miradas y ruidos… La forma de caminar del “agorazein” es el de avanzar lento, con las manos detrás de la espalda y siguiendo un recorrido casi nunca rectilíneo. Quien le contemplara, habiendo venido de fuera, se quedaría asombrado al ver un grupo tan nutrido de ciudadanos caminando arriba y abajo por la calle, deteniéndose cada tres pasos, discutiendo en voz alta y volviendo a andar para volverse a parar de nuevo. Esto le llevaría a creer que había llegado en un día especial de fiesta cuando, en realidad, estaría asistiendo a una escena normal de agorazein”.

1 mar. 2012

Nada más que eso.

Todo el mundo necesita alguien a veces, así enfoqué la última vez la soledad que siento aquí, aquí dentro. Porque tengo dos voces que me dicen jústamente lo contrario, una a cada hombro.
Una de ellas me dice: "Quédate aquí, conmigo, ¿no decías que mejor solo que mal acompañado?". La otra dice: "Sal ahí, demuestra quién eres y que no naciste para estar así, solo."

No serían tan estúpidas estas preguntas si supiera cuál lleva razón, cuál es la correcta y me hará mayor bien. Porque sé que las dos llevan razón, ¿para qué voy a estar haciendo el tonto oyendo a personas estúpidas? Sólo ayudaría a aumentar mi estupidez. Y por otra parte, ¿por qué voy a encerrarme en mí mismo? Hay personas que valen la pena verdaderamente, pero, ¿quiénes son?