29 feb. 2012

No ha dejado de llover.

Y aquí sigo, discutiendo sobre si sí o si no, sobre si no o si sí, sobre qué hacer conmigo, sobre qué hacer contigo. Jodiendome por dentro y maldiciendome a mí mismo. Estos fallos son difíciles de perdonar, incluso por mí mismo.

Y cuando me paro a pensar, yo mismo, tranquilizandome me digo que ya llegará algo que me haga volver a brillar, que vuelva a resurgir mi encanto, mi yo. Pero hace tanto tiempo que no hablo con él... quizás cuando vuelva me resulte extraño y quiera volverlo a esconder en lo más profundo de mí.

¿Eres feliz? En otras condiciones diría que sí, no sé, no tendría razones para no serlo. Pero, ¿quién sorportaría a alguien que hace predicciones de futuro tan horrendas como "nunca serás nada ni nadie" o "morirás solo"? Pues, queridos amigos, aquí estoy, siendo machacado psicológicamente por quien menos me esperaba, mi propia hermana. Acabará por no resultarme extraño y por esperarmelo, quizá el tiempo acabe dándole la razón a ella y no a mí.

Y cuando me paro a pensar, yo mismo, tranquilizandome me digo que ya llegará algo, algo que vuelva a brillar... y creí verlo llegar pero, amigos, no ha dejado de llover.


No hay comentarios:

Publicar un comentario